Pinturas Ignífugas o Intumescentes

Las pinturas ignífugas son pinturas resistentes al calor e intumescentes, pueden resistir hasta 600 ºC  empleando como pigmento polvo de aluminio o granito y vínculos a base de aceites minerales, que con el calor se queman más o menos y el pigmento se une sólidamente al soporte, se emplean también cuerpos amoniacos, que por la acción del calor, se desprende formando una capa aislante, que otorgan una uniformidad incombustible.

Las pinturas intumescentes reaccionan al contacto y presencia de la llama, dando lugar a una reacción química  de intumescencia creando un aislamiento multicelular de acción extintora que protege y prolonga la estabilidad de los elementos sometidos al incendio, las pinturas ignífugas son una solución estética para la protección contra incendios en espacios interiores y con la aplicación de un esmalte especifico en exteriores.

La pintura intumescente se puede aplicar en estructuras metálicas y de madera, revestimientos reactivos por “dejar vistas” las superficies tratadas.

El espesor total debe alcanzarse mediante sucesivas capas que deben estar secas.

Pinturas Ignífugas Pinturas Intumescentes